Encuesta

¿Dónde es más fácil encontrar trabajo?

Ver Resultados

Loading ... Loading ...

Archivos

Subscribete por email

Errores más frecuentes de los entrevistadores

Normalmente se habla de cuáles son los errores más frecuentes que comenten los candidatos en una entrevista de trabajo.

Los entrevistadores también son humanos y cometen errores. Algunos porque no desempeñan habitualmente ese trabajo sino que se ven forzados a llevar un proceso de selección, sobre todo en una empresa pequeña.

Otros sí están especializados en Recursos Humanos, pero también se equivocan porque están empezando, tienen un mal día, una mala racha o han adquirido vicios profesionales.

Te entreviste uno u otro, es bueno que sepas reconocer cuáles son los errores que cometen, cómo debes actuar e incluso beneficiarte de ello.

El error más frecuente es que no se hayan leído tu Curriculum Vitae (CV) y por eso empiecen a preguntarte cosas obvias con cierto aire de despiste.

El colmo es que a veces hasta te confunden con otra persona que también está en el proceso de selección y te preguntan cosas como si fueras esa persona, lo que te puede descolocar profundamente hasta que el entrevistador se da cuenta de que está en un error.

Otras veces no tienen claro lo que quieren, así que es difícil que te ajustes a un perfil que previamente no han definido con claridad. Si el entrevistador no tiene claro cuáles son las cualidades idóneas que distinguirán a un buen candidato de un excelente, puede que saques una buena impresión de la entrevista, pero al final no te llamen.

A veces el entrevistador se deja llevar por la primera impresión. Desde luego, es importante, pero no tanto como para no tener en cuenta toda la información que recabe de ti desde el primer minuto de la entrevista hasta el último. Es importante que causes buena impresión al principio, pero también que lo hagas bien durante todo el proceso.

Tendrás ventaja si eres la primera o la última persona que entrevistan. Si eres la primera cuentas con la ventaja que te da lo que llaman el efecto de primacía y, si eres la última, juega a tu favor el efecto de recencia.

Si antes que a ti han entrevistado a otras personas que no les han gustado nada, su impresión sobre tu candidatura puede ser incluso mayor que la deberían tener, porque te estarán sobrevalorando de manera inconsciente. Aunque sea así, aprovéchate, juega a tu favor.

Algunos entrevistadores no te dejarán hablar lo suficiente. Solamente te venderán la empresa, tratando de hacerte el puesto lo más atractivoposible sin preocuparse de la misma manera de averiguar qué quieres y qué tienes que ofrecer. Es típico de un entrevistador desesperado por cubrir la plaza.

Otro error frecuente es no tener respuestas para las preguntas que le hagas o mostrarse torpe a la hora de contestarlas. A su vez, el entrevistador puede ser poco hábil al preguntarte por tu vida privada y eso te revela qué tipo de cosas va a valorar esa empresa, como si te has casado y tienes hijos o piensas tenerlos.

Todo entrevistador que se precie debe tener empatía con el candidato, pero muchos te tratan como si fueras una pieza más dentro del puzzle en que convierten el proceso de selección, obviando que eres una persona e incluso un posible cliente de su empresa.

Si esto te ocurre puede que estés ante una persona fría o simplemente ante alguien que refleja la actitud de la empresa. Recuerda que la empresa te elige a ti, pero tú también puedes elegir la empresa.

Share

Deja una respuesta

 

 

 

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>